Cómo acelerar tu Windows 10 con estos tres trucos

Con cada actualización de Windows 10, nuestro sistema operativo se vuelve más lento. No es culpa de nuestro ordenador ni tan siquiera de Windows 10 o Microsoft. El hecho de actualizar genera cantidades de memoria caché así como introduce nuevos programas o librerías que necesitan de más recursos.

En definitiva, los ordenadores se vuelven más lentos. Sin embargo, gracias a estos tres trucos, puedes acelerar tu Windows 10 sin que ello signifique gastarnos dinero en nuevo hardware o en software de mantenimiento.

Vigilar las aplicaciones de Inicio

En el inicio de Windows siempre se cargan aplicaciones, aplicaciones que hacen que tengamos servicios desde el primer segundo que encendemos nuestro Windows, pero también es cierto que muchas de éstas aplicaciones lo que hacen es retrasar la carga de Windows 10 y además no las utilizamos o las podemos ejecutar en cualquier momento.

Es por ello que podemos recurrir a herramientas como CCleaner o directamente ejecutar msconfig.exe para limpiar las aplicaciones que se cargan en el inicio de Windows 10. Personalmente os recomiendo dejar sólo los drivers de la tarjeta gráfica, ya que todo lo demás es prescindible y siempre podemos acudir al Menú de Inicio si queremos ejecutar la aplicación.

Cambiar el rendimiento del sistema

Windows Xp comenzó a ofrecer al usuario la posibilidad de cambiar el proceder del sistema operativo para que consuma más o menos recursos. Esto se hacía para equipos portátiles que tenían poca batería. Con Windows 10 podemos hacer esto, pero también el efecto contrario, es decir, decir que consuma recursos para ofrecer la máxima potencia, el resultado será un mayor consumo de batería, pero actualmente es algo que no preocupa a muchos usuarios. Para cambiar esto nos vamos al Panel de Control y buscamos la opción “opciones de energía”. En la ventana que aparezca cambiaremos a “Alto Rendimiento” para poder utilizar todos los recursos del equipo.

Quitar animaciones

Windows 10 es un sistema muy bonito, puede que el más bonito de todos los Windows pero también es cierto que muchas animaciones y efectos no nos hacen falta. Es por ello que volver a la interfaz antigua del Windows 98 puede hacer que nuestro equipo corra más. Además es una gran opción para acelerar tu Windows 10. Para quitar las animaciones hemos de ir a Configuración > Sistema > Acerca de Luego hemos de ir a “Información del Sistema” y ahí nos vamos a “Configuración del Sistema”. Nos aparecerá una ventana con todos los efectos visuales que tiene Windows 10 y los que tenemos activados, sólo hemos de desactivarlos para que se aplique el truco.

Conclusión

Existen muchos trucos más para acelerar tu Windows 10, pero con estos tres trucos notaremos un cambio sustancial en el comportamiento de Windows 10 y más si el ordenador tiene pocos recursos o se está quedando antiguo. Ahora sólo toca aplicarlos ¿ no creéis?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *