Añade una máquina virtual XP Mode a tu Windows 8/8.1

El soporte de Windows XP por parte de Microsoft ha finalizado hace tiempo. Hubo rumores de poder actualizar dicho sistema mediante la modificación del registro para simular una versión de dispositivos embebidos (que rápidamente desmintió la propia compañía que funcionase). Y aunque el paso natural sería la migración de nuestro equipo a un nuevo sistema operativo, muchos programas siguen siendo compatibles con el viejo Windows XP.

Ante esta situación, la mejor idea puede ser la virtualización de nuestro sistema, pero la solución proporcionada por la propia Microsoft (llamada Modo Windows XP) requiere el uso de las versiones profesionales de Windows 7 y 8/8.1.

Con la siguiente guía aprenderemos cómo saltar esta restricción y poder emular el clásico Windows XP en nuestro equipo.

El primer requisito que deberá cumplir nuestro equipo es que tanto la placa madre como el procesador soporten la tecnología de virtualización de Hyper-V (ya sea en Intel con Intel-VT o AMD con AMD-V). Esta información la podremos obtener directamente en la web del fabricante.

A continuación, deberemos descargar el ejecutable del XP Mode (WindowsXPMode_es-es.exe) desde la propia web de Microsoft, pero no iniciaremos la instalación del mismo.

xpmode2

Seguidamente, procederemos a descomprimir la imagen contenida dentro del instalador. Recomendamos para ello utilizar el compresor 7-Zip. Haremos clic con el botón derecho del ratón y elegiremos la opción “Open archive” y extraeremos el fichero localizado en la ruta “/sources/xpm”.

xpmode3

A continuación, abriremos el fichero “xpm” que hemos extraído siguiendo el mismo proceso anterior y, esta vez, extraeremos el fichero llamado “VirtualXPVHD”. Este fichero es una unidad virtual de un disco duro, con este sistema operativo instalado.

xpmode4

Una vez extraído el fichero “VirtualXPVHD” renombraremos el mismo y modificaremos su extensión, añadiendo “.vhd” a la misma. Ahora podemos eliminar el fichero “WindowsXPMode_es-es.exe” para liberar algo de espacio en nuestra unidad y. una vez concluido este paso, dispondremos de una imagen de un disco duro capaz de ser arrancado mediante una máquina virtual.

Para emular este sistema hemos elegido como máquina virtual VirtualBox, de licencia gratuita, y disponible para multitud de plataformas. Crearemos una nueva máquina virtual y seleccionaremos el sistema “Windows XP (32 bits)” como entorno a instalar.

xpmode5

A continuación debemos asignar la cantidad de memoria RAM al sistema. Por defecto VirtualBox recomienda 192 MB pero, si dispones de suficiente memoria en tu sistema (quizás varios gigabytes) puedes asignarle una cantidad mayor. Con 512 MB será suficiente para poder ejecutar este sistema operativo y la mayoría de sus aplicaciones.

xpmode6

Seguidamente debemos crear un disco duro virtual, pero en lugar de ello navegaremos hasta la ubicación de nuestro fichero “VirtualXPVHD.vhd” y lo seleccionaremos.

xpmode7

Por último, ya podemos iniciar el sistema haciendo clic en el botón de arranque de la máquina virtual. Afortunadamente, sólo deberás introducir algunos parámetros para finalizar la instalación del sistema y no atravesarla por completo. Una vez concluya la configuración, dispondrás de un Windows XP funcional similar al obtenido de un disco original.

xpmode8

La emulación de un sistema hace que su funcionalidad quede confinada al espacio de la máquina virtual. Si queremos integrar las aplicaciones de nuestro sistema virtualizado en el sistema anfitrión, podemos emplear otras utilidades disponibles como el Seamless Mode de VirtualBox.


Un comentario

  1. Excelente artículo, corto, preciso, bien explicado y con las imágenes clave! me gustó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *