Cómo comprimir la memoria RAM y mejorar el rendimiento de Windows 10

Con la mirada puesta ya en la próxima actualización de Windows 10, la gran Anniversary Update, todavía hay características de este sistema que quedan por descubrir para aprovechar mejor todos los recursos que nos ofrece nuestro equipo. Muchos de nuestros lectores seguro que desconceis aún la siguiente funcionalidad que a continuación os mostramos.

Si hace unos días os enseñábamos a recuperar espacio de vuestro disco duro a través de la compresión de ficheros del sistema con CompactOS, en esta ocasión os mostramos cómo comprimir la memoria RAM de vuestro ordenador y mejorar así el rendimiento general del sistema.

La siguiente función os será realmente de utilidad cuando vuestros equipos se hallen congestionados debido a la carga de memoria por el número de tareas en ejecución. La memoria RAM es el componente hardware del equipo que permite la mantener en ejecución un gran número de aplicaciones de forma concurrente. Si esta es insuficiente, el programa no arranca, pero si el problema está es su disponibilidad el sistema operativo tiene otros medios para hacerse con más recursos.

Cuando el equipo comienza a quedarse corto de memoria, comienza a volcar la información de aquellas aplicaciones que no se estén utilizando al disco. Este fenómeno, que se denomina paginación, se traduce en un conjunto de operaciones de lectura y escritura que degrada el rendimiento general del sistema. Para evitar este caso tenemos dos opciones, o aumentar la cantidad de memoria del equipo o mejorar su administración para sacar mejor provecho a la que ya dispongamos.

windows10-ram

Desde el Administrador de tareas de nuestro sistema Windows 10 es posible observar la cantidad de memoria que ha sido comprimida, en base a las aplicaciones que se han detectado como inactivas dentro del equipo. Para activar o desactivar este proceso, debemos ir al Programador de Tareas a través de la búsqueda en la barra de tareas “programador de tareas” y navegando dentro por Biblioteca del programador de tareas > Microsoft > Windows > MemoryDiagnostic.

Una vez dentro, en el panel central debemos localizar el proceso llamado RunFullMemoryDiagnostic sobre el que tenemos que pulsar con el botón derecho del ratón y seleccionar la opción Desactivar. Con ello lograremos que el Administrador no ejecute su algoritmo de diagnóstico de memoria y por tanto no comprima la memoria.

Si posteriormente queremos volver a activar esta función, debemos seguir estos mismos pasos y seleccionar como última opción Activar. La reducción del uso del archivo de paginación hará que el rendimiento de vuestro equipo mejore notablemente, especialmente en aquellos con 4 GB o menos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *