Cómo desinstalar Windows 10 y regresar a Windows 7 o Windows 8.1

Actualización

Windows 10 lleva disponible en el mercado desde el pasado 29 de julio y a pesar de que está teniendo una gran acogida en el mercado, habiéndose instalado ya en más de 50 millones de dispositivos según cifras no oficiales, puede que haya algún usuario que no esté del todo satisfecho con el nuevo sistema operativo de Microsoft. Entre estos motivos puede estar la falta de algunos drivers que hacen el nuevo software muy complicado de utilizar o la falta de adaptación al nuevo entorno del sistema operativo.

Si tu deseo es volver a Windows 8.1 o Windows 7, las dos versiones de Windows desde las que se puede actualizar a Windows 10 de forma gratuita, el proceso no es demasiado complicado, y en este artículo te vamos a enseñar cómo conseguirlo de una forma rápida, sencilla y que surjan inoportunos problemas.

Primer método: desinstalar Windows 10 desde la configuración

Microsoft sabe que Windows 10, a pesar de que creen firmemente que es el mejor Windows de la historia, puede no gustar a algún usuario y por ello ha decidido ponernos muy fácil el regreso a la anterior versión de Windows desde la que hemos dado el salto al último software de la compañía de Redmond.

Antes de nada es imprescindible decir que este método sólo sirve para todos aquellos que hayan actualizado a Windows 10 y no para los que hayan hecho una “instalación limpia” de Windows 10.

Para volver a Windows 8.1 o Windows 7 debes de seguir los siguientes pasos:

  • Abre la Configuración del sistema. Para ello debes de ir a Inicio y hacer click en la opción Configuración
  • Acceder a la sección Actualización y seguridad. Dentro de ella deberemos de ir a Recuperación

Windows 10

  • En el caso de que hayamos actualizado a Windows 10 desde una versión anterior del sistema operativo (Windows 7 o Windows 8.1) deberíamos de ver una opción cuyo título será Regresar a Windows 8.1/7
  • Presiona en el botón “Empezar” para abandonar Windows 10 y regresar a tu sistema operativo anterior
  • Antes de que el proceso comience Microsoft nos preguntará la razón por la que deseamos abandonar Windows 10 y además nos realizará varias advertencias

Windows 10

  • La compañía con sede Redmond también nos recordará lo interesante que puede ser tener una copia de seguridad de todos nuestros datos por si algo saliera mal
  • Finalmente deberemos de pulsar en el botón Regresar a Windows 8.1/7 y ponernos cómodos para esperar que el dispositivo haga el trabajo necesario. Esto proceso puede tardar desde unos pocos minutos a varias horas dependiendo de la configuración de cada dispositivo

¿Durante cuanto tiempo está disponible este método?

Por suerte o más bien por desgracia este método tan sólo está disponible durante 30 días después de la fecha en la que actualicemos a Windows 10, así que si pasados esos 30 días te arrepientes de tu paso al nuevo sistema operativo de Microsoft ya no podrás regresar a tu versión antigua por este sencillo método.

Pasada esta fecha además se eliminarán de tu disco duro todos los archivos (unos 20 GB) que facilitan esta vuelta atrás, por lo que se hará totlamente irreversible por mucho que busques la forma de hacer funcionar este método pasados los 30 días tras la actualización.

Segundo método: instalar Windows 8.1 o Windows 7 de forma limpia

El segundo método y también la opción más complicada para volver desde Windows 10 a Windows 8.1 o Windows 7 pasa por realizar una instalación limpia. Este método deberemos de usarlo en el caso de que el primero no esté disponible o bien hayamos instalado el nuevo sistema operativo de Microsoft utilizando otro proceso diferente al de actualización, ya que en ese caso no nos dará la posibilidad de volver a tras de una forma automática de restaurar.

Antes de lanzarnos a la aventura de instalar Windows 8.1 o Windows 7 deberemos de llevar a cabo algunos pasos previos que os mostramos a continuación:

Hacer una copia de seguridad

Antes de dar el salto, hacia atrás, de Windows 10 a un sistema operativo anterior deberemos de realizar una copia de seguridad de todos los archivos de nuestro dispositivo. Puede darse la opción de que la hicieras antes de instalar el nuevo sistema operativo, por lo que debes de valorar si es necesario volver a hacerla o no.

Para poder hacer esta copia de seguridad debes de ir a Configuración y después acceder a la opción Actualización y seguridad. Ahí nos encontraremos con la opción Copia de seguridad, donde deberemos de seleccionar el botón Agregar unidad.

Windows 10

Dependiendo al sistema operativo al que queramos volver, debemos de tener en cuenta que parecer una copia de seguridad compatible con Windows 7 será necesario hacer el mismo proceso que ya hemos mencionado, pero al final del mismo seleccionar la opción Ir a copias de seguridad y restauración (Windows 7).

Conseguir un DVD o unidad USB

Uno de los puntos que complican la instalación limpia de Windows 7 o Windows 8.1 es el conseguir un DVD o unidad USB de instalación de alguno de estos dos sistemas operativos. Por supuesta estamos hablando de una copia legal.

En el caso de que no dispongamos de un disco de instalación, desde la web de Microsoft podremos descargar los archivos de instalación necesarios, de una forma además completamente legal. Puedes acceder a la página de descargas de Microsoft desde este enlace.

Una vez accedamos a la página deberemos de descargar la versión de Windows que necesitemos, aunque es importante tener en cuenta que con Windows 7 Microsoft nos exigirá una clave de producto válida. Puedes usar la que ya tenías de tu PC o bien hacer uso de otra clave que hayas conseguido por otros medios. Elegiremos si queremos descargar la versión de 64 o 32 bits y ahora ya sólo tendremos que esperar que la descarga finalice.

¿Cómo saber si tengo que descargar la versión de 64 o 32 bits?

Para saber si debemos de descargar la versión de 64 o de 32 bits bastará con que accedamos a la Configuración de nuestro dispositivo y allí seleccionemos la opción Sistema. Una vez en este apartado deberemos de hacer click en la sección titulada Acerca de y finalmente en Tipo de sistema. Allí podremos saber si la versión que usamos actualmente es de 64 o 32 bits.

Windows

Una vez descargada la ISO que queremos llegan los problemas y es que deberemos de “quemar” esa ISO en un DVD para lo cual Microsoft nos da la opción directamente o guardarlo en USB, algo mucho más cómodo.

Para poder elegir esta última opción deberemos de descargar la siguiente herramienta con la que de una manera rápida y sencilla podremos crear un USB de instalación con el que instalar de unan forma limpia la nueva versión de Windows que hemos elegido.

Si elegimos Windows 8.1 como nuevo punto de retorno todo será más sencillo y es que Microsoft no nos ofrece la ISO del software sino que nos ofrece una herramienta llamada Media Tool Creator que nos permite de una forma directa crear un DVD o un USB de instalación de este sistema operativo.

Empezamos la instalación

Si ya tienes la copia de seguridad de todos los datos de tu dispositivo y además tienes ya el DVD o el USB de instalación del sistema operativo que quieres instalar ha llegado el momento de comenzar la instalación.

En primer lugar deberemos de insertar el DVD o el USB en el lugar correspondiente y reiniciar el dispositivo, asegurándonos de que este va a arrancar desde la unidad donde hemos insertado el nuevo software. Si no sucede esto el dispositivo volverá a arrancar en Windows 10 de nuevo sin que podamos comenzar la instalación

A partir de este momento deberás de seguir con atención todas las instrucciones que nos va indicando el ayudante de instalación que no suele plantear ningún problema a nadie.

Tercer método: restaurar la configuración del sistema operativo

El último método de desinstalación de Windows 10 puede que sea el menos conocido de todos, pero también uno de los más sencillos. Estamos hablando de la opción de restaurar la configuración de fábrica de nuestro dispositivo, lo que nos permitirá volver al sistema operativo que tenía instalado el dispositivo la primera vez que lo iniciamos. Además recuperará todas las ventajas de rendimiento, de espacio de almacenamiento y de otros muchos aspectos que el dispositivo tenía el primer día que lo encendimos.

Para restaurar nuestro dispositivo debemos de tener en cuenta que no se puede haber realizado una instalación limpia de Windows 10 porque volveremos a tener Windows 10, sólo que con el dispositivo totalmente limpio y sin problema alguno. Si hemos actualizado al nuevo software de Microsoft desde un build preview tampoco nos servirá este método.

Para restaurar tu equipo debes de seguir los siguientes pasos;

  • Ve a Configuración y una vez ahí selecciona la opción Actualización y seguridad
  • Elige la opción Recuperación y presiona el botón Comenzar dentro de la sección Restablecer este PC

Ahora el sistema operativo nos mostrará la opción de mantener los archivos, quitarlo todo o restaurar la configuración de fábrica. La opción que hay que seleccionar es la última porque de lo contrario se producirá la restauración, pero seguiremos en Windows 10.

Restauración de sistema

¿Has conseguido desinstalar Windows 10 con éxito?. Si la respuesta es afirmativa estaríamos encantados de que nos contaras como lo has hecho y sobre todo porque has decidido abandonar Windows 10,. Puedes contárnoslo usando el espacio reservado para los comentarios de esta entrada o bien a través de alguna de las redes sociales en las que estamos presentes.


Categorías

Windows 10

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

3 comentarios

  1.   America dijo

    ok, y si no me da la opción dentro de la configuración volver a Windows 8.1 como le tengo que hacer para volver?

    1.    Villamandos dijo

      Muy buenas!

      Con el segundo método. Eso sí, si has actualizado desde W8.1 debería de aparecerte la opción.

      Un saludo.

  2.   Lulú dijo

    cambié a Win 10 pero no funcionan los controladores de audio, y al querer ir a la página de soporte técnico me marca error, qué hago?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *