Cómo elegir tu portátil con Windows

Cada vez más usuarios apuestan por comprar un ordenador portátil. Se trata de una opción muy versátil y que en muchos casos nos ofrece más posibilidades que un ordenador de sobremesa. Por este motivo gozan de tanta popularidad en el mercado. Aunque a la hora de comprar un portátil con Windows, es necesario tener diversos aspectos en cuenta.

Ya que la compra de un ordenador, del tipo que sea, es una gran responsabilidad. Principalmente porque supone una notable inversión de dinero. Por eso, hay que considerar unos aspectos para poder elegir mejor el portátil con Windows que vayamos a comprar.

A continuación os vamos a dejar con algunos aspectos y consejos que es recomendable tener en cuenta a la hora de proceder con la compra de un portátil. De esta manera, el proceso de compra será mucho más sencillo y compraréis el producto que más os conviene.

Tipo de ordenador portátil

Esto es un aspecto que hay que tener bastante claro, porque en la actualidad nos encontramos con muchos portátiles diferentes, que pueden pertenecer a categorías diferentes. Por eso, tenemos que tener claro lo que estamos buscando en este sentido. Cuando busquemos, lo más probable es que nos encontremos algunos nombres como Notebook, 2 en 1 y nombres por el estilo.

Es importante que los sepamos diferenciar. Por eso, os contamos brevemente en qué consiste cada uno de ellos:

  • Portátil: Se trata del término género. No incluye limitaciones de ningún tipo (tamaño, potencia, marca…). Simplemente cumple con que es un ordenador que tiene una batería y podemos usar sin conectar a la corriente.
  • Convertibles o 2 en 1: Un tipo que está ganando popularidad. Se trata de portátiles que nos permiten extraer la pantalla y así se convierte en una tablet.
  • Notebook: Muchos no lo consideran un portátil, pero se trata de estos modelos de tamaño reducido (con pantallas de 12 pulgadas o menos).
  • Ultrabook: Son portátiles muy finos, o extrafinos. Suelen tener especificaciones más potentes y generalmente de gama alta, por lo que su precio es más elevado.

Tamaño de pantalla

Un aspecto muy relacionado con el tipo de portátil es el tamaño de la pantalla que queremos.  Tenemos muchos tipos de pantalla, desde unas 11 pulgadas hasta 18-19 pulgadas en algunos casos. La mejor manera de elegir el tamaño de pantalla que necesitamos es tener en cuenta para qué queremos usar este ordenador con Windows que vamos a comprar.

Ya que puede haber usuarios que deseen trabajar con el mismo, otros puede que lo quieran para consumir contenidos, otros para jugar, o una combinación de diversos aspectos. Por eso, en función del uso que le vayas a dar, el tamaño de la pantalla puede ser determinante.

 

Un ordenador portátil con pantalla pequeña es fácil de transportar, pero la calidad de imagen no va a ser la misma. Si necesitas transportar mucho tu ordenador, ya sea por ocio o trabajo, es un detalle a tener en cuenta. Pero en el aspecto de la pantalla lo mejor es no renunciar a calidad. Ya que es una parte esencial que no podemos cambiar en ningún momento.

Por eso, piensa para qué necesitas este ordenador y así podrás saber el tamaño que más te conviene. Veréis que hay muchos ordenadores con pantallas de unas 15 pulgadas, que parece un tamaño estándar. Puede servir como indicación. Además de ser un tamaño cómodo para muchas situaciones.

Los portátiles con pantallas más grandes suelen ser de mayor calidad, aunque hacen que su transporte sea menos cómodo. Además, suelen ser más caros en cuanto a precios. Pero son una buena opción para gamers o personas que se dediquen al diseño gráfico.

Presupuesto

Este segundo aspecto a tener en cuenta está muy relacionado con el punto anterior. Ya que es esencial que como consumidor tengas claro cuánto dinero tienes pensado gastarte en tu ordenador portátil con Windows. Lógicamente, cada uno tiene un presupuesto diferente. Pero es importante que pensemos una cantidad que consideramos adecuada a pagar por un ordenador.

Esto es algo que puede hacer la búsqueda más sencilla para nosotros, ya que al tener un presupuesto, nos vamos a centrar en unos rangos de precios concretos. Lo que hará que la búsqueda del modelo que más nos conviene sea algo más precisa.

Por tanto, establece tu presupuesto y la cantidad de dinero que estás dispuesto a pagar. Así, ya podrás ver qué tipo de ordenador es el que se ajusta a este presupuesto y dentro de la gama disponible en este rango de precios podrás encontrar el que más te conviene en función de tus necesidades.

Como es lógico, en función del uso que vayas a darle, puede que tengas que alterar tu presupuesto. Ya que para determinadas actividades, como gaming o diseño gráfico, no puedes renunciar a calidad. Porque esto afectará a la forma en la que puedes llevarlas a cabo. Por lo que también es importante considerar esto. De manera que evitamos tomar una mala decisión.

Potencia, RAM y almacenamiento

Sin importar el uso que vayamos a hacer del portátil, que sea potente y de un buen funcionamiento es algo esencial. Lo ideal sería que el portátil tenga ya una RAM de tamaño grande de por sí. Aunque una opción que puede resultar de interés es que compremos un modelo que tenga la posibilidad de ampliar la RAM. Ya que de esta manera, si vemos que necesita más potencia, podemos ampliarla.

Porque por lo general, comprar un portátil con una RAM de mayor tamaño nos va a salir más caro. Algo que muchos usuarios puede que no tengan la capacidad de pagar. Pero si compramos un modelo con menos memoria RAM, pero que nos da la posibilidad de ampliarla, salimos ganando. Ya que siempre que sea necesario, podremos hacer esta operación.

Lo mismo ocurre con el almacenamiento interno. La mayoría de usuarios suele querer tener mucho espacio de almacenamiento, para poder guardar de esta manera todo tipo de archivos en el portátil. Aunque, a mayor espacio de almacenamiento, más caro será este portátil con Windows. Por eso, podemos considerar la posibilidad de ampliar dicho espacio posteriormente.

También hay que tener en cuenta si se trata de un HDD o un SSD, ya que esto influye también en el precio. Si es un disco duro tradicional (HDD), puede que tengamos más capacidad y sea algo más barato. Aunque puede que el ordenador sea algo más lento. Mientras que un SSD es más ligero y permite que el ordenador funcione mejor, pero en algunos casos es más caro.

Procesador y tarjeta gráfica

Otro aspecto de importancia, relacionado con el anterior, es el procesador que el portátil va a tener. La gran mayoría de portátiles Windows que nos encontramos en el mercado hacen uso de un procesador Intel. Así que en este sentido no nos vamos a encontrar con demasiadas sorpresas. Pero tenemos diversas categorías y niveles.

Ya que los procesadores Intel Atom, Intel Pentium/Celeron y AMD E son los que nos encontramos en ordenadores de gama baja. Modelos más básicos, sencillos en cuanto a especificaciones y con precios más accesibles. No son los mejores, aunque cumplen a la hora de permitirnos llevar a cabo las principales acciones con el dispositivo.

Si subimos un escalón en la gama de portátiles, tenemos muchas opciones. Los Intel Core m3, m5, o m7 son los que nos encontramos en la gama media-baja. Cumplen mejor que los anteriores y dan un mejor rendimiento. Aunque son algo más caros. Dentro de la gama media tradicional, están los Intel Core i3 o i5. Dan un estupendo rendimiento y un consumo de energía reducido.

Mientras que si estás buscando dentro de la gama alta, procesadores como el Intel Core i7 es una opción a tener en cuenta. Ya que es uno de los mejores procesadores que nos encontramos dentro de la gama de Intel. Aunque esto también se notará en el precio, ya que veréis que es notablemente más caro.

En cuanto a las tarjetas gráficas, este es un aspecto de mucha importancia para los usuarios que quieran un dispositivo para usar para jugar. En este caso hay que tener mucha atención a las tarjetas gráficas. La firma líder en este sentido es NVIDIA, que lanza las gráficas que solemos ver en portátiles Windows. Aunque también AMD es otra marca a tener en cuenta.

Lo que ocurre es que los ordenadores con tarjetas gráficas de marcas como NVIDIA o AMD son más caros. Muchos usuarios apuestan por comprar una tarjeta gráfica por separado e instalarla después. Si tienes conocimientos o conoces a una persona que lo pueda hacer, puede ser una opción. Probablemente te ahorre algo de dinero. Aunque tienes que investigar esto.

Autonomía

Por último, la batería es un punto clave en todos los ordenadores portátiles que hay en el mercado. Porque necesitamos una batería que vaya a durar tiempo suficiente para que podamos trabajar. En este sentido, depende un poco del uso que vayamos a hacer del mismo.

Ya que si nos vamos a sentar en casa con el portátil la mayoría del tiempo, no juega un rol tan determinante. Podemos conectar la batería al enchufe en todo momento. Por lo que no nos tenemos que preocupar demasiado de la duración de la misma. Simplemente si nos vamos de viaje, cargarlo por completo y no olvidarnos de llevar el cargador con nosotros.

Pero si eres una persona que necesita el portátil porque viaja mucho, entonces sí que es un aspecto clave. En este caso, conviene siempre leer las especificaciones del producto, donde se detalla la autonomía y capacidad de la batería. También leer opiniones de personas que han comprado dicho modelo ayuda. Ya que así vemos si cumple o no en este sentido. Haciendo que vayamos a acertar con nuestra compra.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.