Cómo instalar Active Directory en Windows 10

active directory

Active Directory es una herramienta muy útil para aquellos usuarios que administran servidores a través de Windows Server. Con ella, se pueden gestionar de forma sencilla y directa la organización de usuarios y equipos. En este post veremos cómo instalar Active Directory en Windows 10 y empezar a disfrutar de sus ventajas.

Hay que decir que, para un simple usuario de Windows, esta opción no tenga demasiado interés, pero sí para quienes manejas una estructura IT de nivel empresarial, sea cual sea su tamaño. En el catálogo de Active Directory vamos a encontrar toda clase de herramientas y recursos para gestionar los diferentes elementos que hallan dentro de la infraestructura del dominio. Un alto grado de personalización y un control toral de usuarios, grupos y equipos.

Una estructura de directorio activo está compuesta por diferentes objetos, los cuales se pueden clasificar en tres grandes grupos:

  • Recursos (equipos informáticos, impresoras, etc.)
  • Servicios (web, correo electrónico, FTP, etc.)
  • Usuarios.

Cuando una empresa o una organización alcanza cierto volumen, la gestión del directorio se convierte en una tarea muy compleja y exigente. Es entonces cuando Active Directory se convierte en una herramienta imprescindible.

¿Qué es Active Directory?

active directory

Microsoft creó Active Directory (AD) con el objetivo de facilitar la gestión de usuarios y equipos que forman parte de una misma red. Con esta herramienta centralizada, el administrador puede manejar todos los aspectos que la integran, de forma general o individual, creando nuevos grupos o usuarios, aplicando políticas de privacidad, estableciendo criterios comunes, excepciones, etc.

Si buscamos una definición más gráfica, diremos que Active Directory es una especie de almacén de datos estructurado para ser la base de una organización, jerárquica y lógica, de toda la información de un directorio.  Gracias a Active Directory, mediante un único inicio de sesión de red, el administrador tiene acceso a toda esta información y a su gestión. Todo de modo muy sencillo, incluso si se trata de una red especialmente compleja.

Esta es una lista muy resumida de sus ventajas, desde el punto de vista de una empresa:

  • Organización optimizada de los recursos.
  • Autentificación de cada usuario con sus respectivos permisos y límites.
  • Escalabilidad, ya que se puede aplicar a cualquier clase de tamaño de red.
  • Integración con aplicaciones de terceros de forma más sencilla.
  • Seguridad, gracias a su sistema de replicación y sincronización.

Por ejemplo, con Active Directory un administrador puede, entre otras cosas, establecer un mismo fondo de escritorio en los equipos que utilicen los usuarios, bloquear la descarga de archivos ejecutables,
restringir la instalación de impresoras y otros elementos, desactivar el firewall de Windows de los equipos…

¿Cómo se estructura Active Directory?

La estructura lógica de Active Directory se sostiene gracias a una serie de normas. Estos son sus pilares básicos:

  • Esquema o conjunto de reglas que definen las diferentes clases de objetos y atributos incluidos en el directorio, incluido su formato y sus restricciones o límites.
  • Catálogo global que contiene información acerca de todos los objetos del directorio y que permite al administrador la búsqueda de contenido.
  • Consulta e índice para poder publicar los objetos y sus propiedades, así como para buscar por usuarios o aplicaciones de red.
  • Servicio de replicación, el cual distribuye los datos de directorio en una red.

Instalar y activar Active Directory

RSAT

Además de esto, a través de Active Directory podremos también gestionar nuestros servidores de forma remota. Hay dos maneras de hacerlo: usar un servidor de dominio en la nube o bien instalarlo en las instalaciones de la empresa. Optaremos por uno o por otro modo según sean nuestras necesidades.

Si optamos por el modo remoto, podremos usar un instrumento llamado RSAT (Remote Server Administration Tools), es decir, un conjunto de herramientas de administración remota de servidores que Microsoft ofrece totalmente gratis, aunque es necesario contar con Windows 10 Pro. También vale para las versiones Education y Enterprise del sistema operativo.

Estos son los pasos a seguir:

  1. En primer lugar, descargamos el archivo RSAT y lo instalamos en nuestro equipo siguiendo las instrucciones del asistente. Tras aceptar las condiciones de uso de la licencia, el proceso completo de instalación tardará unos 10-15 minutos.
  2. Completada la instalación, reiniciamos nuestro equipo para pasar a la fase de activación.
  3. Para activar Active Directory, vamos al Panel de control, desde allí a «Programas» y seleccionamos la opción «Desinstalar un programa».
  4. En la nueva pantalla que se abre, nos fijamos en la columna de la izquierda, donde hacemos clic en «Activar o desactivar las características de Windows».
  5. En la lista que aparece, vamos directamente a «Remote Server Administration Tools» y clicamos para expandir.
  6. A continuación, en las nuevas opciones, seleccionamos «Role Administration Tools» y expandimos para ver más opciones. La casilla «AD LDS Tools» debe estar marcada.
  7. Finalmente, pulsamos el botón de «Aceptar».

Hecho esto, ya tendremos instalado Active Directory con todas sus opciones en nuestra red de trabajo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.