¿Cuántos años dura un portátil?

Windows 11

No hay una respuesta sencilla a la pregunta cuántos dura un portátil, ya que depende de varios factores. El primero es la potencia del equipo. Si no invertimos mucho dinero en un portátil, rápidamente quedará desfasado y tendremos que contemplar adquirir uno nuevo en pocos años.

Si, por el contrario, optamos por invertir algo más de dinero y comprar un portátil con un procesador moderno, la duración del equipo puede ampliarse considerablemente y, de hecho, sale mucho más barato a la larga que ir comprando equipos cada pocos años.

Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar un portátil

Potencia del equipo

Procesador

En el mercado, podemos encontrar equipos portátiles a partir de 200 euros. Estos equipos tienen un procesador muy limitado, un procesador a las primeras de cambio, puede dejar de recibir actualizaciones.

Un equipo económico, nos puede durar una media de 2 o 3 años, tiempo que podemos ampliar reemplazando algunos de los componentes de su interior, por lo que la inversión final del equipo se amplía hasta los 300 o 400 euros en un equipo en el que no podemos ampliar el procesador.

Si, por el contrario, optamos por un procesador más reciente, de la serie 10 y 11 de Intel (en el momento de publicar este artículo nos encontramos en la serie 12), nos vamos a asegurar que nuestro equipo será compatible con todas las actualizaciones que Microsoft lance de Windows en un futuro.

Además, también será compatible con la próxima versión de Windows. La duración de este equipo, sin tener que invertir dinero adicional para mejorarlo se sitúa entre los 5 y 6 años sin problemas.

Cantidad de memoria RAM

Para que nuestro equipo funcione de la mejor forma posible, junto con un SSD, la memoria mínima necesaria es de 8 GB.

Al igual que algunos equipos no nos permite reemplazar la unidad de almacenamiento, otros si nos permiten ampliar la cantidad de memoria RAM añadiendo módulos de memoria adicional.

Tipo de unidad de almacenamiento

HDD

Pero, no solo debemos tener en cuenta la potencia del equipo que queremos comprar. Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es elegir un modelo cuya unidad de almacenamiento sea SSD.

Si optar por un modelo con disco duro mecánico (HDD), con el tiempo te verás obligado a reemplazarlo, aumentado la inversión que inicialmente tenías previsto en hacer un portátil para que te dure unos cuantos años.

Además, algunos modelos no nos permiten reemplazar la unidad de almacenamiento, por lo que a la larga puede ser un problema que no tiene ninguna solución. Si ya incorpora SSD, un problema menos del que preocuparnos en el futuro.

Posibilidad de reemplazar componentes

A no ser que busquemos la máxima portabilidad, y optemos por un equipo lo más pequeño y compacto posible, que implica que no se puede ampliar ni reemplazar ningún componente, la mayoría de los dispositivos si nos permiten ampliar alguno de los componentes, al menos la unidad de almacenamiento y la memoria RAM.

Cómo aumentar la vida de un portátil

Cambiar la unidad de almacenamiento

Discos duros

Las unidades de almacenamiento SSD, con muchísimo más rápidas que los discos duros tradicionales, ya que toda la información se almacena y se gestiona de forma digital, y no en un disco que va dando vueltas para leer y grabarla información.

Este tipo de unidades, aunque son más caros que los discos duros tradicionales (HDD) permiten no solo incrementar la vida útil de un portátil, sino que mejorar increíblemente su rendimiento en todos los sentidos.

No solo iniciará en apenas unos segundos, sino que, además, el tiempo de apertura de las aplicaciones se reducirá considerablemente. El único punto negativo, es que las unidades de este tipo de mayor capacidad son más caras que los HDD tradicionales.

Ampliar la memoria

Si nuestro equipo nos lo permite, deberíamos considerar ampliar la memoria RAM, para mejorar el rendimiento del equipo, que pueda abrir más aplicaciones en segundo plano, ejecutar las aplicaciones de una forma más rápida…

De esta forma, evitamos que el equipo utilice espacio de la unidad de almacenamiento como memoria cuando nos hemos quedado sin ella al estar siendo utilizada por las aplicaciones que tenemos abiertas.

Limpiar el portátil

Cualquier equipo informático, ya sea portátil o de sobremesa, acumula una gran cantidad de suciedad a través de los ventiladores que expulsan el calor que se genera en el interior.

Para evitar que, con el tiempo, nuestro equipo se caliente más de lo normal y que el procesador reciba un calentón que afecte a su rendimiento, debemos limpiar periódicamente la zona de los ventiladores.

Cambia la pasta térmica

Conforme pasan los años, la pasta térmica que une el IHS del procesador y la base del disipador, ya perdiendo su eficacia. Si tu equipo te lo permite, deberías contemplar la posibilidad de cambiar la pasta térmica del procesador cada cierto tiempo.

Una vez abres el equipo para limpiarlo por dentro, deberías aprovechar y realizar todas las acciones que requieran acceso al interior del equipo. De esta forma, tendrás portátil para unos cuantos años más.

Desconecta la batería cuando no lo utilices

Cuidar batería

La batería es uno de los componentes que más rápidamente se suelen degradar en los portátiles. Si habitualmente utilizas el portátil en tu casa, y el equipo permite extraer la batería, es lo primero que deberías hacer. Pero antes, la carga debe estar cerca del 80%, nunca por debajo si la intención es no utilizarla durante mucho tiempo.

Si tu equipo lleva la batería integrada, este tipo de equipos incorpora un sistema inteligente de carga de la batería, por lo que una vez llega al 100%, automáticamente deja de cargarse y comienza a utilizar la energía que le suministra el cargado.

Dependiendo del uso que tengamos previsto hacer de nuestro portátil, debemos elegir un tipo de portátil u otro, si queremos que la batería dure lo máximo posible, ya que, además, es uno de los componentes más caros de reemplazar, siempre y cuando tengamos la suerte de encontrar un recambio.

Evitar que se caliente el equipo

Utilizar una base con un ventilador que ayude a refrigerar el funcionamiento del equipo, nunca está de más, en especial, cuando las aplicaciones que utilizamos requieren de la máxima potencia del procesador.

Lo barato sale caro

No todo el mundo tiene un presupuesto elevado a la hora de comprar un portátil. Si tu economía no es muy boyante, puedes optar por el modelo de entrada más económico del mercado, siempre y cuando nos ofrezca una experiencia de usuario lo suficientemente fluida.

Este tipo de equipos tiene una duración media de 2 o 3 años, tiempo que podemos ampliar si habitualmente realizamos tareas de mantenimiento como limpiarlo, evitar que se caliente….

Si, por el contrario, tu economía te lo permite, pero no quieres realizar una gran inversión, pero quieres que el equipo te dure unos cuantos años, deberías gastarte un poco más.

Por algo menos de 600 euros, en Amazon, podemos encontrar equipos con procesadores de última generación, almacenamiento SSD, 8 GB de memoria… prestaciones con las que podemos alargar la vida de nuestro equipo unos cuantos años sin problemas de rendimiento.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)