Así puedes elegir la resolución de la pantalla de tu equipo si no puedes modificarla desde la configuración

Resoluciones de pantalla

Resoluciones de pantalla

En especial si recientemente has conectado tu equipo con Windows a una nueva pantalla externa, has cambiado el monitor de tu ordenador, o bien si has actualizado alguno de tus drivers, es posible que veas que la resolución con la que se muestra no es la adecuada, sino que es inferior y hace que no se vea de forma nítida.

Esto se puede solucionar de forma sencilla, teniendo en cuenta que si accedes a la configuración de Windows podrás encontrar una serie de apartados dedicados exclusivamente a los temas de la pantalla, y donde además tendrás un desplegable con las resoluciones que se adaptan a tus pantallas. Sin embargo, el problema llega cuando entre dichas resoluciones no se encuentra la deseada, o bien cuando no permite modificar el valor.

Cómo elegir manualmente la resolución de pantalla en Windows

Tal y como comentábamos, este tutorial únicamente se aplica para aquellos casos en los que, accediendo a la configuración de pantalla de Windows, no aparece o no se permite modificar la opción resolución de pantalla y tiene un valor erróneo. De igual forma, si tu equipo tiene unos gráficos dedicados de firmas como Intel, Nvidia o AMD entre otros, es posible que se deba a que las opciones deben ser modificadas desde su propio panel de control. Comprueba esto primero y, si no es así, sigue estos pasos para elegir la configuración idónea de forma manual:

  1. Accede a la configuración de pantalla de Windows. Puedes acudir rápidamente si haces clic con el botón derecho del ratón en un área vacía del escritorio, o bien desde la configuración del equipo.
  2. Baja hasta la parte inferior y, a continuación, elige la opción “Configuración de pantalla avanzada”. En cuanto lo hagas, te aparecerá la configuración actual de las pantallas que tengas conectadas a tu equipo, y podrás elegir cuál es la que no tiene una configuración idónea con la lista de la parte superior.
Artículo relacionado:
Qué hacer si tu ordenador no reconoce el disco duro
  1. Selecciona, justo debajo de la información, el apartado “Mostrar las propiedades de adaptador de pantalla X” (siendo X el número de tu pantalla) y se te mostrará el cuadro de propiedades de tu adaptador de pantalla.
  2. A continuación, deberás pulsar sobre el botón llamado “Mostrar todos los modos”, y te aparecerá una lista con todos los compatibles con tu adaptador de pantalla.
  3. Elige el que sea más adecuado para tu pantalla. Presta atención porque con cada resolución te aparecerán diferentes modos, donde puede variar tanto el tipo de color como la tasa de refresco. Es importante que aquel que selecciones sea el recomendado por el fabricante de tu monitor o proyector, ya que en el caso de no serlo, la calidad y el rendimiento podrían verse afectados.
  4. Una vez seleccionado, tan solo deberás pulsar sobre “Aplicar” o “Aceptar” y comprobar que los cambios son correctos. Si no lo son, tendrás unos segundos para rectificar y volver al modo anterior directamente pulsando un botón.

Elegir manualmente la resolución de pantalla en Windows

Los cambios quedan aplicados una vez guardadas las propiedades, y podrás ver al instante si la resolución es la adecuada o no. De igual forma, si se trata de un cambio importante, es posible que durante unos segundos la pantalla parpadee o se muestre de color negro o como sin señal, pero no deberás preocuparte.

Artículo relacionado:
Cómo dividir la pantalla en dos en Windows 10

Por otra parte, también puede suceder que, una vez seguidos los pasos, entre los modos no esté disponible el que realmente debería. Esto se puede deber a dos motivos diferentes:

  • No están instalados los controladores del adaptador de pantalla: en el caso de que hayas reinstalado Windows recientemente, o de que hayas modificado algún componente a nivel interno, es posible que falten los drivers de tu adaptador de pantalla o estén sin actualizar. Para estos casos, lo que deberás hacer en la mayoría de ocasiones es acceder a la página web del fabricante, donde te aparecerán los controladores correspondientes para instalar.
  • Tu equipo no es compatible con la resolución recomendada: también puede darse el caso de que, debido a limitaciones de hardware, como un procesador o una tarjeta gráfica no demasiado potentes, la resolución sea demasiado alta para tu equipo. En estos casos, solo te quedará como solución realizar un cambio a nivel interno sobre tu ordenador.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.