Los nuevos procesadores Intel Kaby Lake solo soportarán Windows 10

kaby-lake

No sabemos si se trata de una estrategia para forzar a los consumidores a migrar de forma obligatoria al nuevo sistema operativo de la compañía de Redmond o no, pero según los últimos detalles que se acaban de confirmar, la próxima familia de microprocesadores de Intel, denominada Kaby Lake, no serán compatibles con ningún otro sistema operativo que no sea Windows 10. Debemos olvidarnos, por tanto, de Windows 8/Windows 8.1 y anteriores.

Movimientos similares ya los hemos visto en el pasado pero, en esta ocasión, parece más fuerte de lo que teníamos costumbre. Parece que las estadísticas de uso sobre Windows 7 no parece agradar a Microsoft y quieren terminar pronto con este problema.

En realidad, poderse emplear se podrán seguir utilizando (ya que los propios Mac sí emplearán este tipo de procesador), pero las nuevas funciones que incorporan, como la gestión avanzada de energía, los nuevos juegos de instrucciones optimizadas o el soporte de funciones de teclado y gestos de touchpad no se aplicarán. Este movimiento no será del gusto de muchos usuarios ya que, si el sistema OS X de Mac incorpora estas características, los sistemas con base UNIX/Linux también podrán hacer uso de ellos.

Parece ser que se ha llevado un acuerdo entre las compañías Microsoft e Intel para impedir que aquellos usuarios con equipos nuevos puedas volver a sistemas operativos antiguos cuando compran un ordenador. Acabar con Windows 7 como ya sucedió atrás con Windows XP parece que les está costando a los de Redmond. Veremos si consiguen darle el golpe de gracia a dicho sistema operativo.

Al mismo tiempo, han querido destacar que Windows 10 incorpora un mayor número de componentes optimizados que sus versiones anteriores y su rendimiento es, por tanto, superior en todos los aspectos. La nueva generación de procesadores de Intel puede ser el elemento que potencie la implantación de este sistema operativo.

Microsoft ha querido dejar claro a todo el mundo que, a medida que continue la evolución de la tecnología, tendremos que tener la última versión de su sistema operativo si queremos optar al soporte oficia de nuestro hardware. Intel, por su parte, no tiene intención de continuar desarrollando controladores para sistemas operativos anteriores a Windows 10, por lo que su propia ausencia y la falta de retrocompatibilidad obligará a que poco a poco Windows 10 sea el estandar a adoptar dentro de la industria.


Categorías

Noticias

Conchi Sicilia

Nací en los 80 y desde pequeña me sentí atraída por todo tipo dispositivos digitales. Con 9 años mi padre me regaló mi primer ordenador, un... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *