Los ventiladores de mi portátil van muy rápidos ¿Qué pasa?

Como bien debes saber, los ventiladores de los ordenadores se encargar de disipar el calor que se genera en el interior de los ordenadores para tratar de mantener una temperatura constante y que el equipo funcione en condiciones óptimas. Cuando el procesador se pone a máxima potencia, la velocidad de los ventiladores se incrementa para compensar el incremento de temperatura y por así mantener la temperatura ideal.

Pero conforme pasan los años, sobre todo en los portátiles, los ventiladores se llenan de suciedad y su funcionamiento comienza ser errático, ya que además de la suciedad que puede afectar a su funcionamiento, el sensor puede verse afectado debido también a la suciedad que se genera en el interior del mismo. Si los ventiladores de nuestro equipo van demasiado rápido sin motivo aparente, debemos comenzar a preocuparnos.

Según el año de nuestro equipo, es probable que a través de la BIOS de nuestro equipo podamos acceder a la información que nos muestran la velocidad de funcionamiento de los ventiladores, al igual que la temperatura de nuestro equipo, lo que nos puede dar una idea de si algo ha dejado de funcionar correctamente. Sin embargo, no todos los equipos nos ofrecen esa información, por lo que nos vemos obligados a recurir a apicaciones de terceros.

Una de mejores aplicaciones para gestionar tanto la temperatura del procesador como la de los ventiladores es SpeedFan una aplicación que no solo nos informará si tenemos algún problema de funcionamiento con los ventiladores, sino que además nos informará sobre  la temperatura de nuestro equipo, una tempeatura que suele estar fijada entre os 40 y 60 grados. Si es superior a ella, a través de SpeedFan podemos aumentar la velocidad de los procesadores para que traten de disipar lo antes posible el calor del equipo directamente con esta aplicación.

Si no conseguimos que el equipo baje de temperatura y se reinicia continuamente, la solución pasa por desmontar el equipo y limpiar el ventilador o bien comprar un bote de aire comprimido y utilizarlo por las ranuras de ventilación del equipo, para así tratar de eliminar la suciedad que puede encontrarse tanto en el ventilador como en el sensor de temperatura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *