Cómo usar una máquina virtual de macOS en Windows

macOs en Windows

Aunque hayas comprado un ordenador con Windows instalado, en realidad este se puede usar con cualquier otro sistema operativo. Pero antes de tomar la decisión de, por ejemplo, cambiar Windows por macOS, lo más prudente es realizar una prueba a través de una máquina virtual para ver qué tal funciona todo. En este post te explicamos cómo usar una máquina virtual de macOS en Windows.

En el supuesto de sustituir Windows por Linux, las cosas son más sencillas. En cambio, cuando se trata de macOS todo es más complicado, puesto que se trata de un sistema más cerrado. Difícil, pero no imposible, como veremos a continuación.

Qué es una máquina virtual

Antes de explicar cómo utilizar este recurso, es indispensable saber qué es exactamente una máquina virtual. Dicho de un modo muy simplificado, se trata de programas que nos permiten obtener el sistema operativo en cuestión (en este caso, macOS) a través de una imagen ISO para poder configurarlo después.

máquina virtual

Mediante la máquina virtual es posible utilizar otro sistema operativo sin tener que instalarlo completamente en nuestro equipo y, esto también es importante, sin tener que desinstalar el SO de Microsoft. Así, esta fórmula resulta muy útil como banco de pruebas de un sistema operativo que deseamos instalar, o bien para hacer servir algún programa que o esté disponible en Windows.

Ventajas de usar una máquina virtual

Los principales argumentos a favor a la hora de usar una máquina virtual se pueden resumir en la siguiente lista:

  • Nos da acceso a otro sistema operativo diferente sin tener que cambiar de ordenador. Lo cual, bien mirado, podría suponer un importante ahorro.
  • Nos permite probar programas y aplicaciones que no están disponible en el sistema operativo que hacemos servir normalmente.
  • La seguridad es total. La máquina virtual se instala de forma independiente, por lo que cualquier problema que se produzca no afectará a nuestro ordenador.

Inconvenientes de usar una máquina virtual

Pero aunque todo esto suene muy bonito, hay algunos aspectos nos tan positivos que es necesario conocer antes de decidirnos a utilizar una máquina virtual de macOS en Windows:

  • En muchas ocasiones, el ordenador no está preparado para soportar dos sistemas operativos a la vez, lo cual se traduce en un peor rendimiento.
  • Además, por los mismos motivos que en el punto anterior, nos podemos encontrar con un elevado consumo de recursos.
  • Otro punto en contra es que la instalación de una máquina virtual es un proceso complejo. Al menos, más complicado que instalar una aplicación normal.

Cómo usar VirtualBox

virtualbox

Existen numerosos programas a través de los cuales llevar a cabo este proceso, pero si se trata de usar una máquina virtual macOS para Windows, el nombre de referencia es sin duda VirtualBox. Este software es gratuito y muy fácil de usar. Además, gracias a su popularidad, no resulta difícil encontrar en Internet soluciones a los principales problemas en foros o en Youtube, por ejemplo.

Vamos ya a lo práctico. ¿Qué hay que hacer? Antes de nada, es necesario conseguir la imagen ISO de la versión de macOS que deseamos instalar. Una imagen ISO es un tipo de archivo específico (se le reconoce por tener la extensión .iso) que se utiliza para almacenar una copia exacta de un sistema de archivos dentro de una unidad óptica. Estos archivos se pueden encontrar sin dificultad en las webs de descargas fiables que todos conocemos.

Una vez instalada la imagen ISO de macOS en nuestro ordenador, estos son los pasos a seguir para crear la máquina virtual. Hay que completar dos fases: la de instalación y la de configuración.

virtualbox

Primera fase: instalación

  1. Primero, descargamos VirtualBox en nuestro ordenador con Windows. Luego lo instalamos y lo iniciamos.
  2. En el menú principal del programa, vamos a la pestaña «Nueva», que se halla en la parte superior.
  3. El siguiente paso consiste en rellenar todos los datos del formulario que se muestra: Nombre, Carpeta de máquina, Tipo, Versión… Después de hacerlo, hacemos clic en «Next» para continuar con la instalación.
  4. A continuación seleccionamos la memoria RAM que deseamos asignarle a la máquina virtual.
  5. Luego escogemos el tamaño del disco duro. En este punto se especifica la recomendación de 20 GB.
  6. Finalmente, pulsamos en «Siguiente», con lo cual concluye la fase de instalación.

Segunda fase: configuración

Ahora que la máquina virtual ya ha sido creada, solo falta configurarla para poder usarla de la manera que mejor nos convenga. Todo lo que hay que hacer es pulsar sobre la pestaña «Configuración» y asignar los diferentes parámetros disponibles.

El último paso es el de montar la imagen ISO de macOS que hemos descargado previamente. Estos son los pasos para hacerlo:

  1. Primero vamos a la carpeta que contiene el archivo ISO descargado.
  2. Después hacemos doble clic en el archivo, el cual se mostrará en el Explorador de Archivos, en el menú de la izquierda. Con esto iniciaremos a acción de «Montar».*
  3. Para acabar, hay que eliminar el archivo de la unidad virtual haciendo clic derecho sobre ella y seleccionando la opción «Expulsar».

(*) Si el doble clic no funciona, se puede intentar haciendo clic derecho y eligiendo la opción «Montar» del menú emergente.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.