Optimizando Windows para unidades SSD

La tecnología SSD es, sin duda alguna, el futuro de las unidades de almacenamiento. Sus características, muy superiores a las de cualquier disco duro convencional, proporcionan mejores prestaciones en rendimiento general y consumo energético. Y aunque su principal problema actual reside en el precio, poco a poco se van normalizando e introduciendo como componente básico de la configuración de cualquier ordenador.

A continuación, explicaremos qué pasos debemos seguir para poder configurar nuestro sistema operativo Windows (desde la versión 7 en adelante) y obtener el mayor rendimiento a este tipo de unidades a la vez que alargamos su vida útil.

1. Comprobar la versión de firmware del disco SSD y el chipset de la placa madre

Primeramente, debemos acudir a la web del fabricante y verificar que nuestra unidad SSD dispone del último firmware disponible. Desde que se fabrica una unidad, van surgiendo nuevas actualizaciones del dispositivo que tienden a mejorar su rendimiento y solucionar problemas que no se hallaron durante su producción. Por ello, cada compañía suele disponer de una utilidad que permite comprobar la versión del firmware de nuestra unidad y compararla frente a la última disponible.

En nuestro caso, disponemos de un disco SSD de la marca Trascend. Accediendo a la web del fabricante y buscando la utilidad concreta, generalmente bajo la categoría “Soporte”, podemos hallar la aplicación que me permite verificar y actualizar el firmware del disco.

Verificación de TRIM

Debemos advertir que este proceso suele ser destructivo con los datos, por lo que debemos tomar previamente las precauciones debidas y realizar una copia de nuestra información en un lugar seguro.

A continuación, debemos comprobar si nuestro sistema operativo dispone de los últimos drivers para nuestra placa madre. Aunque Windows es capaz de emplear controladores genéricos para ciertos dispositivos, la especificidad de los chipset según cada fabricante hace que sea más que recomendable instalar los drivers específicos de nuestro hardware.

Por ello, deberemos visitar la página web del fabricante de nuestra placa madre y descargar desde allí los últimos controladores. Como en el anterior caso, las secciones de “Soporte” y “Descargas” suelen ser las más adecuadas. Si desconociéramos cuál es el fabricante de nuestra placa madre o no supiéramos de qué modelo se trata, podemos emplear utilidades como CPU-Z, AIDA32, o HWiNFO.

CPU-Z

2. Cambiar la configuración SATA en la BIOS del ordenador

A continuación, deberemos acceder a la BIOS de nuestro ordenador y verificar que el modo de acceso a los discos duros se halla configurado en modo SATA AHCI.

Los pasos a seguir hasta llegar a dicho menú varían según la configuración de BIOS de cada placa madre, por lo que no podemos indicarlos. Lo que sí deberemos comprobar es, que la conexión de nuestra unidad SSD se realice mediante este protocolo y no IDE Compatible, RAID u otro.

Configuración SATA en AHCI

3. Activar la función TRIM de forma automática

La función TRIM permite al sistema operativo comunicar al disco SSD qué conjunto de bloques de datos no se encuentra ya en uso y pueden ser eliminados, manteniendo así el buen rendimiento de la unidad.

Para verificar si disponemos de la función TRIM activada, deberemos acceder a la consola en modo administrador (Inicio, escribimos “cmd” sin comillas, y pulsamos botón derecho del ratón sobre la aplicación, eligiendo “Ejecutar como administrador”).

A continuación escribiremos:

fsutil behavior query disabledeletenotify

Verificación de comando TRIM

Si el resultado de la ejecución es 1, como sucede en la anterior imagen, entonces la función TRIM se encuentra desactivada. Debemos proceder, por tanto, a activar la misma mediante la ejecución del siguiente comando:

fsutil behavior set disabledeletenotify 0

Activación del comando TRIM

De esta forma, además de activarse el comando TRIM, Windows debería desactivar ciertas funciones como la desfragmentación, SuperFetch y ReadyBoost.

4. Desactivar la función de desfragmentación, SuperFetch e indización

A diferencia de los discos duros mecánicos tradicionales, las unidades SSD no requieren desfragmentarse. De hecho, esta operación resulta perjudicial para los mismos ya que se llevarían a cabo, de forma periódica, operaciones sobreañadidas de escritura. El sistema operativo es capaz de reconocer este tipo de unidades y así lo refleja el Desfragmentador, indicando que la fragmentación nunca se produce.

Desfragmentador SSD

Algunas webs recomiendan desactivar el servicio de desfragmentación sin llegar a considerar que en nuestro sistema pueden estar conviviendo discos SSD y discos mecánicos. No es extraño encontrar en la actualidad equipos donde el sistema operativo se ejecuta desde un disco SSD, muy rápido aunque de poca capacidad, y el resto de datos se almacenan en un disco tradicional, donde se valora la capacidad de almacenamiento frente a la velocidad. Por ello, debemos indicar que desactivar dicho servicio no está recomendado en ningún caso. Podemos obtener el mismo resultado si desactivamos la desfragmentación, mediante la Configuración de la programación, para aquellas unidades concretas que implementen esta tecnología.

SuperFetch es una tecnología desarrollada por Microsoft y presente en sus sistemas operativos Windows desde Windows XP. Permite, según un análisis de los programas más frecuentemente accedidos por el usuario, cargar progresivamente estos en la memoria RAM, de forma que se anticipa así el acceso a los mismos. Sin embargo, este servicio es innecesario en las unidades SSD, ya que la velocidad de acceso a los datos en ellas es muy superior a la de los discos mecánicos y no mejoraríamos el tiempo de acceso a las aplicaciones. Por ello, podemos desactivar el servicio que lo ejecuta desde el Administrador de equipos.

Superfetch

Por último, debemos desactivar también dentro del sistema el indizador de contenidos, también conocido como Windows Search. Como su nombre indica, este servicio se encarga de indexar todo el contenido de las unidades para facilitar su búsqueda ante cualquier consulta que lleve a cabo el usuario. Sin embargo, si tenemos en cuenta la velocidad que poseen los actuales discos SSD y que las operaciones de indización son frecuentes y por tanto se realizan frecuentes escrituras sobre el dispositivo, debemos considerar verdadero beneficio en nuestro sistema.

Windows Search desactivado

5. Desactivar o trasladar el archivo de paginación del sistema

La fucnión principal del archivo de paginación del sistema es poder ofrecer para cada programa la mayor cantidad de memoria disponible, almacenando en el disco aquellos datos que no se presume su uso en un tiempo próximo. Sin embargo, la mayoría de equipos actuales cuentan ya con al menos 8 GB de memoria RAM, suficientes para la ejecución de la mayoría de programas habituales. Desactivar esta característica nos puede ahorrar varios GB de almacenamiento en nuestro disco y, en caso de no disponer de la memoria RAM suficiente y necesitar dicha función, podemos trasladar su ubicación a un disco tradicional.

Para ello, debemos acceder al Panel de control y escribir en la casilla de búsqueda “rendimiento”. A continuación, seleccionaremos de entre los resultados “Ajustar la apariencia y rendimiento de Windows” y en “Opciones avanzadas”, podremos ajustar la cantidad de memoria RAM que queremos o la nueva ubicación del archivo de paginación.

Paginación

6. Desactivar la función Prefetch

El último paso de nuestra optimización dentro del sistema es desactivar la función Prefetch, un servicio que se encarga de copiar los archivos abiertos recientemente a zonas de disco contiguas, dentro de los discos tradicionales, para acelerar así su posterior acceso. Dicha función posee poca utilidad en los discos SSD, por lo que procederemos a desactivar la misma y ahorrar así un poco de espacio de almacenamiento y muchas operaciones de escritura en la unidad.

Para deshabilitar esta función es preciso acceder al Registro del sistema y modificar un valor concreto de una clave. En primer lugar pulsaremos la tecla Windows + R y escribiremos “regedit”; a continuación accederemos al Editor de registro y navegaremos hasta la clave HKEY_LOCAL_MACHINE\SYSTEM\CurrentControlSet\Control\Session Manager\Memory Management\PrefetchParameters”; una vez dentro comprobaremos el valor de la clave EnablePrefetcher que debe valer 0. Si no tuviera este valor, lo modificaremos como a continuación se muestra en la imagen.

Prefetcher

Prefetcher2

Finaliza aquí esta guía en la que hemos mostrado algunas de las funciones que pueden llevarse a cabo dentro de nuestro sistema para poder sacar mayor partido a nuestros discos SSD, mejorando su rendimiento y alargando su vida útil.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *