Qué es un servidor proxy y para qué sirve

proxy

Proxy es una palabra que se usa en inglés para referirse a un representante o a alguien o algo que actúa en nombre de un tercero. Ese significado, debidamente matizado, se ha trasladado al mundo de Internet para designar a un elemento fundamental para realizar nuestras conexiones. En este post explicaremos qué es un servidor proxy, para qué sirve y cómo funciona.

Grosso modo, podemos definir al servidor proxy como un intermediario. Un servidor que hace posible la conexión de un cliente (que podemos ser nosotros desde nuestro ordenador) con otros servidores (páginas web). Desde su posición clave en un punto intermedio, un servidor proxy puede realizar diversas funciones, desde controlar el acceso hasta gestionar el anonimato de las comunicaciones, entre muchas otras.


Cuando navegamos por Internet, nuestro navegador se conecta primero al proxy, el cual redirige el tráfico al sitio web que queremos visitar. A continuación, el proxy recibe la respuesta del sitio web y nos la envía de vuelta a usted. Esto sucede a una velocidad vertiginosa, tanto que nosotros apenas detectamos el proceso, pudiendo llegar a pensar que la conexión con la web es directa e inmediata. Pero no es así: sin la labor del servidor proxy sería imposible.

Artículo relacionado:
Soluciones para el error «No se puede acceder a este sitio web»

Utilidad de un servidor proxy

proxy

Ahora que ya sabemos qué es un servidor proxy, cabe plantearse algunas preguntas: ¿Cuál es su verdadera utilidad? ¿Qué ventajas y funciones nos ofrece? Este es un pequeño resumen de lo más importante:

Almacenar caché

Algunos servidores proxy (los llamados proxys caché) tienen la capacidad de almacenar caché, lo cual resulta tremendamente práctico para acceder a una web o un servicio online con mayor velocidad. Estos se debe a que, en lugar de enviar la solicitud y esperar la respuesta, si el proxy ha almacenado el contenido en una visita previa, la conexión se va a realizar con más rapidez.

Filtrar contenido

Otra utilidad muy práctica de los servidores proxy es la de filtrar contenido al navegar por la red. Dependiendo de cuál sea su configuración, se puede incluso llegar a bloquear el acceso a una determinada página web. Esta función es importante si pensamos en la seguridad online, bloqueando accesos que podrían ser peligrosos por distintas razones: ciberataques, malware, etc.

Navegación privada

Junto a la seguridad, está la cuestión de la privacidad. Un servidor proxy también nos puede ayudar a ocultar nuestra dirección IP real y a ocultar nuestra ubicación geográfica, por ejemplo. Es decir, poder navegar de forma anónima.

Tipos de servidor proxy

Hay una gran variedad de servidores proxy, estos son los más comunes:

  • Proxy web, el más habitual y más usado. Toma su base en HTTP y HTTPS, haciendo las veces de intermediario para acceder a otros servicios en Internet. El proxy web de nuestro navegador canalizará todas nuestras conexiones de Internet.
  • Proxy caché, servidor intermediario entre la red a la que nos conectamos e Internet. Su utilidad es bien conocida: cuando visitamos una web, todos los datos quedan almacenados, de modo que no es necesario revisarlos en una segunda visita, acelerando el acceso a la misma.
  • Proxy inverso. Se trata de un servidor que acepta todo el tráfico para reenviarlo después a un recurso específico. Es un proxy muy valorado para conseguir un mayor nivel de seguridad para nuestro equipo.
  • Proxy NAT, cuya principal virtud es la de ocultar la identidad de los usuarios, ocultando la dirección IP con diversas configuraciones.

Cómo configurar un proxy en Windows 10

activar proxy windows 10

Configurar un proxy es siempre una buena idea para hacer que todas nuestra navegación web sea gestionada por un intermediario, con todas las ventajas que eso comporta y que hemos comentado en los párrafos anteriores. Para su configuración en Windows 10, solo hay que seguir los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, vamos a «Inicio».
  2. Desde allí, vamos a «Configuración».
  3. Seleccionamos la pestaña «Red e Internet».
  4. Allí hacemos clic sobre la opción «Proxy».
  5. En esta página simplemente hay que habilitar la opción de «Usar servidor proxy», puesto que este viene desactivado de forma predeterminada.
  6. Finalmente, añadimos la dirección IP y el puerto de ese proxy.
  7. Hacer clic en «Guardar».

Proxy vs VPN: ¿Cuál es la diferencia?

proxy vs vpn

Por último, aclaremos una duda muy común. Leyendo atentamente las funciones de los servidores proxy, puede surgir una pequeña confusión: ¿no es lo mismo que una VPN? Es cierto que ambos pueden realizar acciones similares, como por ejemplo ocultar una IP, pero se trata de dos cosas completamente distintas.

Para empezar, una VPN cifra todas las conexiones de nuestro ordenador, mientras que el servidor proxy solamente actuará sobre el tráfico web. De esto se deduce que el grado de protección y seguridad que brinda una VPN es mucho mayor.

Por otra parte, la velocidad de conexión es mayor al usar una VPN. Eso se nota menos cuando se trata simplemente de navegar por la red, pero sí a la hora de subir o descargar archivos.

Pero donde existe una diferencia más grande entre las VPN y los servidores proxy es en el apartado de seguridad. Y aquí de nuevo una VPN ofrece muchas más garantías, aunque ya se sabe que la seguridad total en Internet es una quimera.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.