Cómo saber quién te envía un correo electrónico

En la actualidad, cuando te envían un correo electrónico puede pasar que sea alguien que te intenta estafar. Es una técnica muy habitual, que por desgracia sigue siendo muy efectiva. Esta técnica supone que hay alguien que está suplantando la identidad de otra persona. Es algo con lo que se puede obtener dinero o datos personales de una persona. Por lo que supone un gran peligro.

En estos casos, lo que pasa es que se suplanta la dirección de correo electrónico de personas o entidades. Se puede suplantar la identidad de otra persona, o expandir bulos, además de intentar obtener información de otras personas. Aunque hay una serie de aspectos a tener en cuenta que pueden evitar muchos problemas.

¿Qué es el email spoofing?

El correo elctrónico spoofing es aquel en el que se busca intentar engañar a otra persona o empresa falsificando sus datos. Dentro de este tipo de emails hay diversos tipos o categorías. Por un lado tenemos el IP spoofing, en el que se modifica la IP de modo que se intenta hacerse pasar por otro usuario. Además de este, hay también el Web spoofing en el que se modifican webs falsas, ARP spoofing o DNS spoofing.

Por otro lado, tenemos el email spoofing, que son unas técnicas con las que se busca hacerse pasar por otra persona. Esto es algo que se suele ver en el remitente de correo electrónico en cuestión. Aunque debido a que no hay autenticación en el SMTP, es posible que esto ocurre. Lo que quiere decir que recibes un mail de una persona, llamada Paco, o de tu banco. Aunque quien ha mandado el mensaje no es quien dice ser.

Sino que hay alguien que se está haciendo pasar por dicha persona o empresa. Esto es se hace porque hay unos fines maliciosos. Pueden ser desde la instalación de malware al robo de datos personales, como los bancarios o las contraseñas. En definitiva, puede haber muchos peligros que sin duda hay que tener en cuenta.

Fijarse en la dirección del correo

Un aspecto que es esencial en estos sentidos, hay que fijarse en la dirección de correo. Porque muchas veces, la dirección se parece mucho a la original, pero es una falsa. Puede que a primera vista esto se pase por alto, lo que sin duda puede suponer un problema grave. Pero, si se presta atención, es muy probable que se pueda detectar que es una estafa, evitando que vayamos a caer.

Además, también el contenido del correo es algo que debemos tener siempre en cuenta. Ya que nuestro banco u otra empresa, nunca nos va a mandar un correo electrónico diciendo que tenemos que hacer algo de manera urgente. Lo que este tipo de corrreos hacen es decir que tienes que hacer algo muy rápido, porque hay un problema.

Desde el pago de una multa, a tener que hacer un ingreso enseguida o que te registres en cuenta por un problema. Buscan generar estrés en los usuarios, de modo que entren en el enlace que se proporciona en dicho correo electrónico. Un enlace que siempre es malicioso y que va a permitir entonces tener acceso a dicha información o poder robar tus datos. Dependerá de cada correo. Pero nunca hay que entrar en ellos.

Adjuntos y manera de escribir

Por otro lado, también hay que fijarse en la manera en la que dicho correo electrónico está escrito. Es habitual que haya faltas de ortografía o expresiones que realmente no terminan de cuadrar. En muchas ocasiones son extranjeros quienes escriben estos correos, por lo que puede ser fácil detectar que hay algo que no cuadra en este sentido. Así que leer el correo un par de ocasiones ayudará mucho a poder detectar si es una estafa.

Además, también hay que tener los archivos adjuntos en consideración. La mayoría de las veces los archivos son maliciosos, por lo que abrirlos supondría un error, que puede suponer la entrada de malware en el ordenador. Especialmente si la persona que te manda el mensaje es un familiar, que te manda un PDF, o cosas por el estilo. Por eso, es bueno evitar abrirlos, sino tiene sentido que quien te mande dicho correo electrónico.


Sé el primero en comentar