Miguel Hernández

Natural de Roquetas de Mar (Almería), jurista por vocación y ambición, amante de las tecnologías, el software y los videojuegos, compartir contenido y conocimientos debería ser un derecho, no una opción.